Martes, 27 - Jun - 2017
Inicio / TÉCNICA / EL DERRAPE: RECURSO PARA VOLAR EN LAS CURVAS

EL DERRAPE: RECURSO PARA VOLAR EN LAS CURVAS

Derrape en curva de 180º

Derrapar en una curva de 180º nos permitirá ganar 0,5 segundos de media, aproximadamente.

El derrape es un recurso muy utilizado en el Mountain Bike, en casi todas las disciplinas. En tus rutas, ya sea entrenando o tomando parte de marchas o carreras, puede servirte de gran ayuda para ganar en estabilidad y rapidez, aunque es importante tener presentes una serie de consejos para no acabar en el suelo.

Por Milton Ramos || Fotos: Diaporama Eventos

Puedes leer el artículo completo en el nº 25 de Bikes World

Si la hora de tomar una curva con tu Mountain Bike vemos que no llegamos con más velocidad de la adecuada o con una trayectoria incorrecta, podemos optar por hacer un derrape para corregir. En contra de la idea extendida por algunos bikers de que este movimiento resta tiempo en curvas o bajadas y es peligroso, lo cierto es que, a la hora de competir, puede servir para ganar unas décimas de segundo (5 aproximadamente) en comparación con un giro tomado en línea recta, a una velocidad mucho más moderada.

En líneas generales, el derrape es un medio que nos permite ganar en estabilidad y seguridad con nuestra bicicleta. Al deslizar nuestra rueda trasera por el terreno, conseguimos una fuerza de frenada multiplicada y nos va a permitir salir de la curva a mayor velocidad y con margen para corregir la trayectoria.

DERRAPE INTERIOR

Pero derrapar con total precisión es una tarea complicada y requiere de entrenamiento, habilidad e ir aprendiendo de los errores que surjan. Al llegar a la curva, lo primero es anticiparse a los movimientos mentalmente y visualizar su salida, porque será en ese punto donde queramos que vaya nuestra bicicleta.

Una vez tenemos estudiada la situación, metros antes de iniciar el giro, es momento de hacer uso del freno, primero del trasero y después del delantero, siempre de forma progresiva, compensando las inercias de la bicicleta con el tronco ligeramente adelantado para deslizar el neumático posterior.

Derrape interior

Con un derrape previo interior se consigue posicionar la bicicleta adecuando al mismo tiempo la velocidad, sin pararse.

Es en ese momento cuando realizamos un derrape gradual en el mismo sentido que la curva, antes de entrar en ella. Con este primer deslizamiento se consigue un control adecuado de la montura y una reducción significativa de la velocidad.

GESTIÓN DE LA CURVA

El derrape de salida permitirá alejarse del giro de manera estable y con garantías de no sufrir un percance. Tenemos que utilizar nuestro cuerpo como eje para balancear la bici, corrigiendo la trayectoria cambiada que hemos originado con el primer derrape. El uso de los frenos cobra en este punto una importancia capital.

Derrape de salida

Suelta el freno delantero al pasar el vértice de la curva para lograr una salida rápida y limpia.

En una curva hacia la derecha, habrá que derrapar a la izquierda soltando el freno delantero, con la intención de evitar bloquear la rueda y salir despedidos. La coordinación entre postura y frenos es crucial aquí para recolocar las ruedas, además de hacer uso de todo el ancho del camino posible, por pequeño que sea.

En otras ocasiones, será necesario corregir la trayectoria dentro del propio giro, debido a condiciones adversas del terreno, poca visibilidad, etc, improvisando con un derrape en el que utilizaremos el freno trasero de manera decidida y el delantero de forma progresiva.

PRECAUCIONES

El derrape no es una técnica que se deba utilizar en todas y cada una de las curvas. Sirve como recurso a la hora de corregir la trayectoria con rapidez o para improvisar ante una mala entrada en uno o varios giros. El desgaste de los neumáticos (se recomienda tenerlos con taqueado lateral pronunciado y presión moderada) es notorio al realizar este movimiento y el riesgo de caídas es importante.

Por eso es recomendable extremar las precauciones en terreno mojado, piedra o hierba, moderando aún más la velocidad. También revisar los frenos si vas a salir en rutas reviradas o con singletracks (pastillas, niveles de aceite, etc.) y, si ruedas en grupo, mantener siempre una distancia de seguridad con respecto al resto. El derrape exige el máximo a nuestra bicicleta y la sensación de adrenalina es fuerte, pero lo primero siempre es asegurar nuestra integridad física y la de los demás.

Escribe tus Comentarios

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.