jueves, 14 - Dic - 2017
Inicio / ARTÍCULOS / MADEIRA: MTB EN LOS SENDEROS DE SANDOKAN

MADEIRA: MTB EN LOS SENDEROS DE SANDOKAN

La variación de temperatura entre montaña y mar oscila entre 15 y 20º C.

Valles verdes y ‘singletracks’ de ensueño. Madeira se ha convertido en un reclamo paradisíaco para la práctica del Mountain Bike donde sólo unos metros separan el mar de la montaña. Hemos recorrido algunos de los mejores senderos del archipiélago, incluyendo parte del recorrido de la Enduro Sandokán, la prueba de MTB que cierra la temporada y ningún rider internacional se quiere perder. El paraíso del biker existe y se llama Madeira.

Por José Sánchez || Fotos: Constantin Fiene, Hosho Yoshida

La isla de Madeira es uno de los destinos turísticos más frecuentados de toda Europa. Su temperatura estival durante todo el año y una maravillosa fauna y flora convierten a este enclave portugués en un paraíso para el visitante.

Con la intención de dar a conocer sus excelentes espacios verdes, desde hace unos años se está fomentando Madeira como un destino privilegiado para la práctica del Mountain Bike en cualquiera de sus modalidades.

RUTA DE LA SANDOKAN ENDURO

En nuestra experiencia en la isla, hemos disfrutado de varias rutas, aunque la más espectacular es la acaecida por la última edición del Sandokan Enduro, una prueba de dos etapas que este año celebra su cuarta edición a mediados de noviembre formando parte del Trofeo Nacional portugués ‘Triple Corona’.

Antes de comenzar, el personal de Bikulture, nuestros guías durante la estancia, nos aconsejó el ‘setup’ adecuado para las bicicletas, regulando la presión de horquillas y amortiguadores acorde a la ruta que debíamos afrontar. Podemos escoger las cualidades de cada ruta: rápidas y fluidas, con potentes saltos y ‘drops’ o secciones lentas, rocosas y de gran dificultad técnica.

La ruta termina con un camino de 15 km paralelo al mar.

El punto álgido de la ruta lo alcanzamos en el Mirador de Galhano, una atracción turística ubicada en la vertiente centro/occidental de la isla de Madeira y situada a 1.500 metros de altitud. Es el punto más llano de la isla y ofrece unas fabulosas vistas sobre sus verdes montañas y los valles. Este espectacular mirador nos permite divisar al mismo tiempo el mar de la costa sur y de la costa norte.

SENDEROS ROTOS

La mayor parte de los recorridos de Madeira combinan pistas con senderos que requieren cierta pericia y experiencia, ya que han sido habilitados a mano por los riders locales y presentan cierta dificultad técnica.

No existen marcas para los senderos. Recomendable rodar acompañado o ir con un guía de la zona.

Otra de las peculiaridades de la isla es la ausencia de marcaciones para los senderos. Se recomienda encarecidamente la compañía y el asesoramiento de un guía, como fue nuestro caso, pues algunos tramos pueden suponer un riesgo para el grupo. En cuanto a sus características, la mayoría de los ‘singletracks’ ofrecen un firme compacto frente a algunos segmentos con bancos de arena o rocosos. Es aconsejable la visita a Madeira para la práctica del MTB con clima templado, es decir, evitando el pico más caluroso del verano y los meses lluviosos.

Las infraestructuras son excelentes y podemos acceder en coche a prácticamente cualquier montaña si deseamos partir desde altura o realizar remontes. A medida que ascendemos por la zona montañosa, la vista panorámica va mejorando. Nuestro primer encuentro con la niebla añade misticismo a la experiencia.

EL MAR Y LAS NUBES

A medida que ascendemos y damos la espalda al mar, las nubes aparecen y desaparecen, cambiando de forma y tamaño. Es sorprendente lo rápido que cambia el clima en la isla de Madeira. La temperatura en las cumbres montañosas puede variar entre 15 y 20 grados respecto al nivel del mar. Es como si iniciáramos el recorrido en invierno para finalizar la etapa en verano. El terreno, de nuevo, pone a prueba nuestra habilidad con senderos estrechos alternando con grandes vistas abiertas, arena, rocas…

No hay turista que no quede satisfecho con la espectacular combinación de escenarios tan dispares en tan poco espacio. Cuando nos acercamos a la costa, incluso el olor varía notablemente. Antes de finalizar, recorremos las famosas ‘levadas’, una sucesión de interminables curvas rápidas con mucho ‘flow’que nos permiten rodar a gran velocidad. Un camino de 15 kilómetros paralelo al mar pone el punto final a la jornada.

VILLA DE LOS PLACERES

Ante las numerosas opciones para nuestras mountain bikes, recomendamos el viaje que comienza en la Villa de los Placeres, en la ciudad de Calheta. Desde ahí, podemos tomar una lanzadera que asciende hasta 1.200 metros de altitud. Antes de soltar adrenalina con el primer descenso, debemos encarar una larga subida de 9 kilómetros que llega a desafiarnos con rampas del 15% de pendiente.

La parada obligatoria en el Mirador de Galhano nos proporciona magníficas vistas de la costa norte y el peculiar bosque de laurisilva. Desde aquí nos dirigimos al camino Sandokan, que comienza en un pequeño llano sobre una cresta con vistas panorámicas de 360º. Rodamos sobre un viejo tobogán, antiguamente usado para el transporte de carga y el paso de ganado. Una vez superado, continuamos por una sucesión de descampados, zonas rápidas y tramos técnicos y rocosos hasta alcanzar el final de la primera especial de la Ruta de Sandokan, un acercamiento a esta aventura 100% Enduro que nos ha permitido conocer los rincones más extraordinarios de esta maravillosa isla atlántica.

(Más detalles e imágenes sobre esta ruta en el Nº 38 de Bikes World).

Escribe tus Comentarios

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.