jueves, 19 - Oct - 2017
Inicio / TÉCNICA / SUPERAR BAJADAS CON ESCALONES

SUPERAR BAJADAS CON ESCALONES

Nunca te pares en el comienzo del tramo, frena de forma moderada y retrasa tu postura.

Es un tipo de bajada que alguna vez has encontrado en tus rutas habituales o en recorridos más desconocidos. Adecuar la velocidad, adoptar una postura correcta y gestionar con solvencia la frenada son los tres pilares para salir de ella airoso y con una buena inyección de adrenalina.

Por Milton Ramos || Fotos: David Simón

Las bajadas con sucesión continuada de cortados o escalones naturales son tramos a los que te vas a enfrentar alguna vez si sales de ruta o participas con frecuencia en marchas o carreras. Es un tipo de trialeras, sobre el papel, complicadas de gestionar, sobre todo si no cuentas con unas habilidades técnicas muy trabajadas con la bicicleta.

Pero con un poco de entrenamiento, confianza y los consejos prácticos que te adelanto a continuación evitarás problemas, paradas de emergencia o caídas. La clave principal está en moderar la velocidad antes del comienzo del tramo e ir regulándola conforme superas los escalones.

CLAVE 1: VELOCIDAD

Nunca entres en una zona de estas características más deprisa de lo que deberías, ni tampoco muy despacio. Pero si es inevitable y llegas muy lanzado al comienzo de la bajada, visualiza con mucha atención la salida y céntrate en realizar esta última parte lo mejor posible, tocando el freno con moderación y echando el cuerpo hacia atrás para ganar estabilidad en la rueda trasera.

Si, por el contrario, estás acostumbrado a frenar más de la cuenta en estas situaciones, asegúrate que el escalón de entrada no sea muy alto, de lo contrario deberás incrementar la velocidad para evitar perder el equilibrio y caerse por encima del manillar.

CLAVE 2: POSTURA

Una vez modificada la velocidad, asegúrate de la posición de tus brazos, no demasiado tensa, y de que agarras el manillar con firmeza. Entra en el primer escalón al mismo tiempo que retrasas tu postura, hasta situar la cintura justo por detrás del sillín. Cuanto más inclinado hacia atrás te sitúes, más estabilidad y control de la trazada obtendrás.

Evita tocar el freno delantero, sobre todo si la altura de los escalones se incrementa.

A mí me gusta llamarlo posición defensiva. Ante cualquier imprevisto y obstáculo que no hayamos previamente estudiado, bajar de esta manera permitirá frenar más bruscamente o parar con mayor seguridad, minimizando el riesgo de salir despedidos. Por otro lado, si parte o toda la bajada es en curva facilitará el giro hacia uno u otro lado y una recepción y salida menos brusca.

CLAVE 3: FRENADA

Es obvio, pero no está de más recordar que cuanto menor es la velocidad menos tocaremos el freno delantero, ya que de lo contrario es casi seguro que perdamos el equilibrio. El primer escalón condicionará la velocidad y te servirá de guía sobre cómo entrar en el tramo y a partir del segundo ya debes ir dirigiendo tu mirada hacia la salida.

Justo antes de afrontar la bajada hay que visualizar y memorizar rápidamente la trazada más libre de obstáculos.

Si divisas un final del tramo más fácil, incrementa la posición defensiva y toca el freno trasero con mucho tacto antes de afrontar el siguiente cortado, sobre todo si notas que con la caída la bici se acelera o se incrementa la altura del mismo. Es esencial que vayas preparado y escaneando continuamente todo lo que te encuentras por delante, en una postura relajada pero firme y segura.

Según mi experiencia, si la trayectoria que sigues es recta puedes tocar los dos frenos, pero si la pendiente se inclina demasiado o se aproxima una curva me olvido del delantero. En este tipo de bajadas es fácil cometer errores, por eso optar por llevar una velocidad suave para generar agarre y estabilidad es la opción más conservadora y, por lo tanto, útil.

Por último, recomiendo que no te excedas con la presión del neumático si conoces de antemano el recorrido y sabes que habrá uno o varios tramos de esta fisonomía. Cuánto más infles tus neumáticos, tenderán a botar más, perdiendo superficie de agarre y aumentando, consecuentemente, la velocidad y el riesgo de caerse.

Escribe tus Comentarios

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para facilitar y analizar la navegación de sus usuarios y proporcionarle una mejor experiencia en el uso del mismo. Si está de acuerdo siga navegando o pulse en ACEPTAR. Ver más detalles.