domingo, 20 - Sep - 2020
Inicio / ARTÍCULOS / 10 NORMAS DE CONVIVENCIA ESENCIALES EN EL MTB

10 NORMAS DE CONVIVENCIA ESENCIALES EN EL MTB

Deja cruzar a los animales, poseen prioridad en los caminos.

El Mountain Bike es uno de los deportes de más contacto directo con la naturaleza y una actividad de alta socialización, pero conlleva una serie de mínimas normas de convivencia si no queremos vivir una experiencia desagradable ni perjudicar al resto de la comunidad biker.

Por José M. Escotto

Todas las encuestas y estudios coinciden en que el ciclismo es el deporte más practicado en nuestro país: cerca de un 40% dicen haberlo practicado al menos una vez al año y un 22 lo hacen una vez a la semana (en este dato el ciclismo se sitúa como cuarto deporte más practicado).

Si a ello se suma que entre 2014 y 2015 se han vendido cerca de un millón de bicicletas de Mountain Bike, nos podemos hacer una idea de la cantidad de practicantes que ruedan diariamente por los caminos españoles. Pero además hay que añadir los numerosos eventos ciclistas que cada fin de semana se celebran, atrayendo, en muchos casos, a miles de bikers al medio rural.

Esta masificación es un campo de cultivo para el mal uso del medio natural, que provocan prohibiciones injustas para los usuarios que sí poseen una actitud respetuosa y la creación de mala imagen de todo el colectivo. El cierre de parajes naturales, de fincas, el conflicto entre agricultores, ganadores y bikers, cuya expresión más preocupante es la proliferación de trampas, son hechos cada vez más frecuentes en el campo.

Por eso es importante grabarse en la memoria este decálogo de pautas y consejos esenciales de comportamiento. Así, la convivencia, por lo que al biker respecta, mejorará con respecto a otros colectivos.

1. CEDE EL PASO

El respeto a la fauna y al resto de usuarios del campo es fundamental a la hora de recorrer el campo con tu MTB. La normativa actual en materia rural es clara en este aspecto: se debe ceder el paso, por orden de prioridad, a los animales, seguido de otros colectivos como personas a caballo y senderistas.

En este sentido, la circulación en grupo posee limitaciones dependiendo de la legislación de la cada Comunidad y del lugar en el que circules, si está protegido o no. El límite de personas varía de 10 a 50 en algunos casos. Por eso es muy recomendable conocer de antemano qué normas se están aplicando si se quiere organizar una ruta grupal. No sólo nos jugamos una infracción grave o incluso un delito, si no que podemos causar un accidente.

2. PLANIFICA TU RUTA

Si salís en un grupo numeroso, se debe planificar la ruta con varios días e incluso semanas de antelación, donde se deberá estudiar si algunos de los tramos forman parte de un espacio protegido, si existen cotos de caza, etc. En estos espacios las normas son más estrictas. Organizáos en varios grupos y establecer varios puntos de encuentro y uno de llegada para todos.

3. RECOGE LOS DESPERDICIOS

Dejar envoltorios de barritas, geles, bidones o papeles genera muy mala imagen del colectivo ciclista y puede acarrear sanciones graves si se realiza dentro de parques naturales o nacionales. Respeta los caminos y vías habilitados para el ciclista para que las autoridades no se vean obligadas a cerrarlos.

4. NO ALTERES EL MEDIO

Los PORN (Planes de Ordenación de Recursos Naturales) dejan claro que las actividades ciclistas deben desarrollarse “de forma compatible con la conservación del medio natural y de los recursos naturales del ámbito de ordenación”. Con esto se pretende regular la creación de nuevas variantes de los caminos, mover piedras, quitar plantas, destruir árboles y construir obstáculos (peraltes o rampas).

Evita modificar el entorno. En muchos casos puede acarrear infracciones graves o muy graves, de acuerdo con la actual Ley de Montes.

5. RESPETO A LOS ANIMALES

Cuando se rueda por los senderos se está atravesando el ecosistema de numerosas especies. Por eso es recomendable no alterar su tranquilidad gritando, utilizando megafonía en caso de ir en grupo o perseguirlos. Molestar a animales puede ser llegar a ser peligroso. Disfruta del campo y de su biodiversidad con respeto.

6. NO ABANDONES LOS REPUESTOS

Relacionado con la norma número tres, no recoger las cámaras pinchadas, parches, disoluciones, lubricantes u otro tipo de repuestos daña el entorno, debido a los compuestos altamente contaminantes de estos productos. Por eso es recomendable llevar alguna bolsa en el equipaje para depositar los desperdicios y dejarla en los puntos limpios o llevarla a casa.

Si resulta complicado enrollar la cámara dañada, es recomendable realizar un pequeño corte para que expulse el aire más rápidamente. Luego ese corte se podrá reparar sin problemas en casa.

7. RESPETA LA SEÑALIZACIÓN

Los PORN establecen que la circulación de bicicletas de montañas por las zonas del ámbito de ordenación que admitan este uso se limitará a “pistas forestales y caminos abiertos por maquinaria de anchura de plataforma superior a los tres metros, así como a caminos y senderos, vías pecuarias, vías de tránsito y rutas tradicionalmente utilizadas”.

Estas zonas protegidas cuentan, en la mayoría de los casos, con señalización clara y bien situada sobre el terreno, así como flechas de diferentes colores que diferencian unas rutas de otras. Respétalas taxativamente. Además, vuelve a cerrar las puertas de las fincas, habilitadas para el paso del ganado, una vez que las hayas atravesado.

8. CONOCE LOS PERIODOS DE CAZA

Se puede estar a favor o en contra de la caza, pero nunca saltarse las normas que regulan esta actividad. Los cazadores tienen sus derechos recogidos en la Ley de Caza de 1970 que no se pueden invadir. Hay que saber de antemano cuánto duran los periodos de veda abierta en los recorridos habituales, que normalmente se prolongan desde agosto hasta febrero, aunque puede varias dependiendo de la especie y de cada comunidad autónoma.

Hacerse con una copia de las órdenes de veda de cada territorio resulta muy útil de cara a planificar tu ruta y así evitar problemas e incrementar la seguridad. Son públicas y se pueden descargar en las webs oficiales de las Comunidades Autónomas.

9. DENUNCIAR IRREGULARIDADES

El biker no sólo tiene deberes. Sus derechos a circular por caminos y sendas públicos deben ser respetados. La actividad cinegética, por ejemplo, no se puede realizar en las proximidades de estas vías, ya que existe una zona de seguridad que, dependiendo del tipo de vía, oscila entre los 25 y los 250 metros (distancia máxima en caso de cercanía a un núcleo urbano, zona recreativa o de acampada).

Por otro lado, alerta de la presencia de trampas para ciclistas, es vital para erradicar estas prácticas, que ya en 2015 ocasionaron un muerto y varios heridos en toda España. Haz fotos primero y después retira las que puedan ocasionar un peligro para el resto de usuarios y avisa a la Guardia Civil.

Por último, si observas alguna conducta irregular en tus recorridos habituales (presencia de escombreras, basura, destrozos de la flora, quemas de rastrojo descontroladas) ponlo en conocimiento de las autoridades locales. Es importante que el biker asuma el papel de defensor del medio natural.

10. CUMPLE LAS LEYES

Nunca es una pérdida de tiempo conocer las legislación que rige el espacio natural de todo el Estado y las normas específicas de tu entorno natural más cercano. De modo general, la Ley de Montes de 2015 rige en todo el territorio nacional, aunque cada Comunidad tiene un conjunto de leyes propias, derivadas de ésta. Si se habla de un Espacio Natural Protegido (ENP) será el PORN el que dictamine las normas, a través del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) y el Plan de Uso Público (PUP).

Déjanos tus Comentarios