viernes, 19 - Abr - 2019
Inicio / TÉCNICA / 12 CONSEJOS PARA RODAR CON LLUVIA

12 CONSEJOS PARA RODAR CON LLUVIA

El uso de gorras o bandanas debajo del casco nos aislará de la precipitación y del frío.

En días de lluvia los beneficios del entrenamiento pueden ser dobles: la temperatura se suaviza, el aire que respiramos es más puro… sólo hay que extremar más las precauciones y prepararse y aislarse del agua convenientemente. Todo lo demás son ventajas y diversión.

1. ROPA QUE TE HAGA VISIBLE

Aunque suene obvio, antes de salir de casa debemos haber elegido la ropa adecuada para los días oscuros y con menos luz. Si nuestro armario está repleto de ropa oscura, al menos que contenga partes de color vistoso y chillón (para resaltar durante el día) y elementos reflectantes que nos hagan visibles con las luces de las calles o de los coches cuando esté cayendo la luz natural.

2. LUCES, TAMBIÉN DE DÍA

La menor luminosidad debido a la lluvia y las nubes nos sitúan en una posición de peligro. Un detalle en el que a veces no caemos es que la lluvia en los parabrisas (aunque sea fina) y el efecto de los ‘limpia’, reducen también la capacidad de visión de cualquier vehículo motorizado. La mejor solución es hacernos lo más visibles posibles equipando luces, especialmente una trasera de color rojo. No es cuestión de ver más o menos, sino de que nos vean desde lo más lejos posible.

En días lluviosos, la visibilidad se reduce de manera importante. Llevar un faro trasero de color rojo permitirá ser visto por los vehículos.

3. PROCURA LLEVAR GAFAS

Hoy día en el mercado existen multitud de gafas que se ofrecen con cristales transparentes. Con ellos evitamos que se nos metan gotas, de lluvia o salpicadas de la carretera o los caminos por nuestra propia bici u otras bicis o vehículos, en los ojos. Hay que pensar que, además, estas gotas pueden llevar suciedad que las haga más molestas.

4. USA GORRA, NEOPRENOS, ETC…

Cualquier accesorio que te ayude a mantener el cuerpo caliente y aislado de la humedad es bien recibido. Las gorras debajo del caso, o las cubiertas rígidas, evitan también que el agua nos resbale hacia los ojos.

5. BAJA UN POCO LA PRESIÓN DE LOS NEUMÁTICOS

Bajar ligeramente la presión (0,5 BAR aproximadamente) habitual que llevemos en nuestros neumáticos nos ofrecerá un plus de agarre y tracción debido a la mayor superficie de rozamiento. Por ejemplo, si normalmente llevamos 1,7 BAR, podemos reducirla a 1,2 o 1.

6. OJO A LA POSIBLE SUCIEDAD DEL FIRME

Este efecto se produce más en verano o a principio de otoño, cuando llega la lluvia después de un tiempo sin caer. La tierra, grava o asfalto acumula polvo, tierra y aceites de los vehículos a motor, que salen con el agua formando una película resbaladiza.

7. LOS BRAZOS FIRMES, PERO RELAJADOS

Cuando el agua se acumula tapa posibles agujeros, grietas o baches que se convierten en trampas al no saber su tamaño. Si es posible esquivarlos mucho mejor, ya que alguno puede tener escombros o piedras que desestabilicen las ruedas. En caso de no poder variar la trazada, lo mejor es afrontarlos con el manillar agarrado firmemente pero los brazos relajados de forma que podamos reaccionar con rapidez.

8. ADECÚA LA CADENCIA

El efecto es bastante pronunciado en el Mountain Bike (o ciclocross)  si nos enfrentamos a una zona con mucho agua o resbaladiza, es mejor que nuestra cadencia sea algo menor para evitar el deslizamiento de la rueda trasera. Debemos vigilar que la cadena no vaya muy cruzada para evitar los saltos que nos puedan hacer perder el equilibrio y/o el pedaleo correcto.

9. NO LEVANTARSE TANTO

No es conveniente levantarse tanto de la bicicleta para que las ruedas no pierdan mucha verticalidad ni para que al liberar peso de la trasera, corramos el riesgo de perder tracción.

10. BAJA EL CENTRO DE GRAVEDAD

Con lluvia no debemos adoptar una posición tan ‘de ataque’ como habitualmente, sino que conviene que llevemos una postura más retrasada en el sillín, que mantenga el peso sobre la rueda trasera agachada y que nos permita trazar curvas sin inclinar tanto la bicicleta.

11. LAS MANOS, PREPARADAS PARA FRENAR

Recomendamos una posición de las manos cerca de los frenos con un dedo próximo a la maneta. En caso de lluvia las necesidades de frenar se multiplican, por lo que reaccionar rápidamente, pero sin hacerlo brúscamente para evitar patinar, evitará caídas y choques con otros bikers.

12. ATENCIÓN SI RODAMOS EN GRUPO

En este sentido, si vamos a rodar en pelotón es conveniente usar un guardabarros. Su función no es sólo proteger un poco más la ropa (y a nosotros mismos), sino que evitaremos molestar a los compañeros con el ‘spray’ que sale despedido de las ruedas.

Déjanos tus Comentarios