miércoles, 27 - May - 2020
Inicio / TÉCNICA / 5 CLAVES PARA MEJORAR TU EQUILIBRIO SOBRE LA BICI

5 CLAVES PARA MEJORAR TU EQUILIBRIO SOBRE LA BICI

Consejos de equilibrio sobre una MTB.

Dominar el equilibrio sobre tu Mountain Bike puede convertirte en un auténtico especialista en zonas técnicas e inaccesibles para el resto de tu ‘grupeta’. Con unos sencillos trucos y ejercicios de repetición, comprobarás lo fácil y divertido que es salvar senderos y cañones estrechos.

Por Milton Ramos || Fotos: Diaporama Eventos

No es necesario convertirse en una figura del trial. Basta con realizar una serie de ejercicios y, como de costumbre en estos episodios, repetir la práctica continuamente. Comprobarás cómo mejora rápidamente tu confianza en senderos estrechos o terrenos rocosos. Una habilidad que multiplicará el rendimiento y permitirá ganar distancia ante tus rivales si pretendes mejorar tus dotes en competición.

1. EL MANILLAR

La tendencia del MTB actual se dirige hacia manillares cada vez más anchos, independientemente de la modalidad. Yo soy un poco reacio a esta corriente y recorto el manillar de mis bicicletas hasta dejarlo en 660 mm, lejos de los estándares actuales.

¿Por qué? Muy sencillo, mi ‘zona de confort’ y donde más me divierto en bicicleta son los senderos técnicos, rápidos y estrechos. El aumento en la longitud del manillar facilita el roce contra paredes, árboles u otros obstáculos.

Un manillar demasiado ancho el roce contra paredes o árboles y ralentizar la velocidad.

Un manillar demasiado ancho puede facilitar el roce contra paredes o árboles y ralentizar la velocidad.

Un leve roce del extremo del manillar provoca la inmediata pérdida del control del eje delantero, la rueda se gira ajena a nuestra voluntad y todos conocemos el desenlace final. Además, para evitar este contacto lateral, de forma inconsciente, reducimos la velocidad y en mi caso eso supondría una pérdida de tiempo vital en mi terreno más favorable.

Así pues, en lugar de seguir la moda sin más, piensa en el tipo de MTB que practicas, las rutas que acostumbras a realizar y si crees que el manillar puede entorpecer tu equilibrio y velocidad en pasarelas o senderos estrechos.

2. GESTIONA LA FRENADA

Lo normal en este punto es detener la bicicleta casi por completo y comenzar el ‘juego’ de equilibrio donde el freno, la pedalada y, en mayor medida, el reparto del peso corporal, juegan un papel importante.

Si el recorrido es en bajada, lo más recomendable es liberar la rueda delantera para que el ritmo lo imponga el freno trasero, así será más complicado salir por cuernos. Este tipo de descensos técnicos suponen un gran esfuerzo para el tren superior. Mi consejo es utilizar sólo un dedo para presionar la maneta con fuerza y relegar los tres dedos restantes para agarrar el manillar con firmeza. Es la mejor forma de evitar el sobreesfuerzo al que someteremos a brazos y hombros. No dejes de entrenar esta parte del cuerpo, en mi caso es uno de mis ‘puntos débiles’.

3. AVANZAR SIN PEDALEAR

Cuando afrontamos estos trazados técnicos y estrechos que nos obligan a reducir la velocidad y manejar la dirección de forma más precisa, es importante escoger un desarrollo muy suave que nos permita impulsar y dirigir la bicicleta con un pequeño golpe de pedal. Es un truco que me enseñó Jordi Pons, piloto de trial en los años 90.

Si el giro completo de la biela supone los 360º de la circunferencia, este golpe necesita tan sólo 10º para mover la bicicleta. Debe ser, por tanto, un movimiento rápido y seco mientras conservamos los pies en paralelo. En lugar de poner pie a tierra cuando perdemos el centro de gravedad, este leve toque nos ayuda a estabilizarnos apoyados, de nuevo, en el peso corporal y el manejo de la dirección.

4. EQUILIBIRIO CON LA TIJA

Milton aconseja agarrar la tija con ambas piernas como guía de la bici en tramos estrechos. Esta maniobra no es muy conocida y a mí me ayuda muchísimo a controlar mi Mountain Bike en los descensos estrechos y complicados. Se trata de ‘abrazar’ la tija con las piernas. Este movimiento me ayuda a desplazar más aún el peso corporal sobre la rueda trasera pero, sobre todo, es una guía para regir con el cuerpo y las piernas la dirección que quiero que tome la montura.

Se trata de una táctica muy útil en los descensos más pronunciados. En las rampas de vértigo donde necesitas un plus de agarre y control donde los brazos deben ir completamente estirados y las piernas flexionadas agarrando la tija del sillín. De este modo y, como hemos visto, regulando la velocidad con el freno trasero, será realmente complicado salir despedido por el manillar si la rueda delantera se topa con un obstáculo.

5. EJERCICIOS DE EQUILIBRIO

  • El caballito, además de un recurso útil, es un buen ejercicio de equilibrio. Escoge un desarrollo que permita un pedaleo ágil e inicia una técnica conjunta entre levantar el manillar con fuerza y dar un fuerte golpe de pedal. Una vez levantada la rueda, el freno trasero y la flexión de las rodillas regula el equilibrio.
  • Mirada hacia atrás. Otro truco fácil de practicar y complicado de dominar. Traza una línea recta en el suelo e intenta completarla sin desviarte mirando hacia atrás. Fácil, ¿no? Verás como, de pronto, la rueda delantera hace lo que quiere. Todo es cuestión de práctica.
Déjanos tus Comentarios