lunes, 19 - Ago - 2019
Inicio / ARTÍCULOS / 7 CONSEJOS PARA EL CUIDADO DE LA FIBRA DE CARBONO

7 CONSEJOS PARA EL CUIDADO DE LA FIBRA DE CARBONO

Verifica regularmente la pintura del cuadro en busca de grietas en la matriz del carbono.

Los cuadros fabricados en fibra de carbono poseen un diseño concebido para soportar las fuerzas y tensiones provocadas dentro de un uso previsto, por lo que todo lo que se salga de dicha previsión podría dañarlo estructuralmente. Es muy importante seguir unas pautas tanto en su utilización como en su mantenimiento posterior, garantizando así su larga duración.

Una revisión periódica de las partes sensibles, su limpieza y la aplicación de algunos trucos básicos para protegerlo de agentes externos garantizará una larga vida de cualquier montura de fibra de carbono. Toma nota de estas recomendaciones:

1. LIMPIEZA CON JABÓN NEUTRO

Aunque, por su composición, es difícil deteriorar la fibra de carbono, productos con composiciones químicas agresivas pueden dañar la pintura y el lacado, así como otros componentes accesorios (piezas en aluminio que se puedan insertar).

Utiliza productos específicos para su limpieza o, en su defecto, jabones neutros habituales en cualquier hogar (gel de baño o champú). La limpieza es fundamental para el cuidado de la montura. Con un cepillo suave de pelo largo o una esponja evitaremos rayar el lacado. Si las llantas fueran de carbono, un estropajo de fibra sintética suave será suficiente.

2. PROTEGE EL CARBONO DE LOS CABLES

El roce del cable provoca desgaste e incluso roturas. Unos protectores adhesivos evitarán roces. Tampoco está de más aislar determinadas partes expuestas a roces o golpes con las piedras mediante láminas adhesivas.

3. USA PASTA DE MONTAJE

A la hora de instalar componentes de carbono que estén en contacto directo también con el mismo material (por ejemplo una tija, un manillar o una potencia), es recomendable utilizar pasta de montaje para carbono, asegurándonos con ella una correcta fijación y protección.

4. RESPETA EL PAR DE APRIETE

A la hora de apretar la tornillería del cuadro o componentes de carbono, es importante respetar el par de apriete para no producir fisuras. Hacerlo con una llave dinamométrica para controlarlo es una inversión que amortizaremos a lo largo de la vida del cuadro.

5. CUIDA EL TRANSPORTE

Se debe ser cuidadoso a la hora de transportar la bicicleta en el portabicis de un coche, o si disponemos de un brazo de taller para nuestras reparaciones. No conviene estrangular las abrazaderas de las fibras del cuadro por un excesivo apriete. Protege la pintura y el lacado con algún trapo o tela.

Precaución, por otro lado, con las sillas portabebés: los cuadros no se han hecho pensando en ellas, por lo que hay que extremar las precauciones a la hora de fijarlas (hay marcas que incluso no recomiendan su instalación).

6. TUBOS EXPANSORES

Si se ha adquirido una horquilla y lleva un tubo de fibra de carbono, no se debe reutilizar la araña que sujeta la tapa de la potencia, ya que lo dañaría. Existen para ello unos tubos expansores diseñados expresamente para el carbono.

7. EVITA PUNTOS DE APOYO SENSIBLES

Fíjate bien donde dejas apoyada tu bicicleta. Parece una obviedad, pero evita acercar el cuadro a fuentes de calor (radiadores, calderas de un garaje, etc.), ya que podrá deformarlo hasta dejarlo inservible. Además, evita el contacto del cuadro con objetos duros, afilados o puntiagudos.

(Más consejos útiles para el cuidado de la bicicleta y sus componentes todos los meses en la revista Bikes World).

Déjanos tus Comentarios