lunes, 16 - Sep - 2019
Inicio / ARTÍCULOS / 7 CONSEJOS PARA MONTAR CON LLUVIA

7 CONSEJOS PARA MONTAR CON LLUVIA

CONSEJOS-LLUVIA-APERTURA

Los últimos meses del invierno y los primeros de la primavera son los que más agua acumulan nuestros cielos. El frío y, especialmente, la lluvia se convierten en estas fechas en los enemigos número uno de todo biker, sin embargo, desde Bikes World nos hemos propuesto ponerle todas las trabas que están en nuestras manos a restringir el uso de la bicicleta al verano.

Puedes leer el artículo completo en el número 7 de Bikes World.

  • Prioridad, aislarte de la humedad

Escoge ropa específica para luchar contra el viento y el agua. Los chubasqueros y cortavientos son ligeros y puedes guardarlos en el maillot si dejan de ser útiles, pero cuida también de ofrecer a tu cuerpo la transpiración que necesita. Los materiales sintéticos incluso con propiedades hidrorepelentes son buenos aliados. Por el contrario, las prendas 100% algodón absorben el agua con facilidad y tienen un secado lento, por lo que acumulan la humedad y nos harán sentir mucho más pesados.

  • Protegido de los pies…

Las extremidades son la parte del cuerpo más vulnerable al frío y si además se mojan los pies, las sensaciones sobre la bici se tornan en muy desagradables. Hay calcetines para estos meses fabricados con un gran porcentaje de algodón que actúa como aislante de la humedad. El calzado también ha de estar preparado para evitar el agua. Si tu calzado no es el más adecuado o vas a montar muchas horas bajo una lluvia intensa, es aconsejable el uso de cubrezapatillas de neopreno que protegen del frío y el viento y aíslan al 100% nuestros pies del agua.

  • …A la cabeza

El casco es un elemento de seguridad pero también puede ser un aliado a la hora de proteger nuestro cuero cabelludo del agua. Algunos de los cascos más punteros presentados en las últimas colecciones incorporan una funda o carcasa lisa que oculta las ventilaciones del casco y evita que se filtre el agua. Si tu casco no cuenta con este accesorio, siempre puedes recurrir a un pasamontañas sintético o de neopreno o, incluso, recortar el gorro de un chubasquero o cortavientos y ponértelo debajo del casco.

  • La electrónica y el agua, enemigos

No es ningún secreto que la mayoría de dispositivos electrónicos si se mojan, se estropean. Y si no ponemos remedio, en una jornada de bici bajo la lluvia acabaremos totalmente empapados, incluyendo nuestros objetos personales. Si tu mochila de hidratación es totalmente impermeable, guarda bien los efectos que quieras que permanezcan secos, especialmente el móvil, la cámara o incluso la llave del coche. Por aquello de ‘más vale prevenir que curar’, se venden bolsas y fundas estancas como las de la firma Aquapac que protegen todo tipo de aparatos electrónicos del agua.

CONSEJOS-LLUVIA-INTERIOR

  • Prevé el terreno

Salir a conocer mundo un día lluvioso no es la mejor idea. Es mejor rodar por tu ‘zona de confianza’ que aventurarte a esa ruta desconocida que tanto te llama la atención. ¿Por qué? Muy sencillo. Cada terreno drena el agua de forma diferente y es mejor conocer de antemano en qué zonas se forman charcos o hasta dónde nos va a permitir el barro avanzar. En el peor de los casos, es mejor quedarte ‘tirado’ en una zona que conoces y puedes guiar a quien acuda en tu socorro que sobre un terreno virgen para ti.

  • Mantén la hidratación

Aunque tu cuerpo se esté mojando, el ejercicio físico sigue provocando una pérdida de calor que hay que compensar hidratándolo. Es posible, que se reduzca la sensación de sed pero no por ello se convierte en innecesario beber agua, todo lo contrario. Por muy mojado que estés debes seguir bebiendo pues, aunque no lo notes, tu cuerpo continúa sudando.

  • Multiplica la seguridad

Por muy ‘pro’ que seas y por mucho que conozcas la zona, montar en bici con lluvia es peligroso. Por ello, hay que extremar la precaución. Rueda más despacio que de costumbre, se trata de no perder un día de bici por el clima, no de hacer la marcha de tu vida. Los complementos del ciclista también han de adaptarse a la meteorología. Las gafas de sol están preparadas para actuar contra el astro rey, no ante un día nubloso, y en lugar de ayudar, reducen la visibilidad. Lo ideal en este caso son lentes transparentes que permitan el paso de la luz, en su defecto los cristales de color ámbar pueden servirnos. La visera del casco no evita las salpicaduras del agua en el rostro pero sí las reduce y además evita que se empañen las gafas. Por último, si lo de montar bajo la lluvia se va a convertir en una costumbre, pásate al maravilloso mundo de los guardabarros. Mantienen la ropa limpia y despejan el campo de visión. Hay apasionados de estos accesorios que no pueden salir sin ellos, incluso recortan botellas de plástico o pedazos de goma para extender sus guardabarros.

Déjanos tus Comentarios