jueves, 09 - Abr - 2020
Inicio / ARTÍCULOS / DIARIO DE UNA CAPE EPIC CANCELADA

DIARIO DE UNA CAPE EPIC CANCELADA

Eran las 7 de la tarde hora local de Sudáfrica cuando saltaba la noticia que en realidad todos los participantes llevábamos mucho tiempo esperando, la Cape Epic 2020 se cancelaba.

Por Jorge Padrones

 

Yo me enteraba de la noticia mientras chateaba con una amiga que había venido a hacer la Cape, pero en su avión había otro pasajero que estaba contagiado de Coronavirus y las autoridades Sudafricanas habían puesto a ella y a su pareja en curentena en el apartamento en el que estaban alojados, con una cuarentena forzada de 15 días sin moverse y, evidentemente, sin poder volver a España. En medio de la conversación salta un mensaje «¡han cancelado la Cape!». No puede ser, incrédulo, miro el correo y allí estaba la confirmación de la organización. Esa misma tarde yo había mantenido contacto con ellos por otras razones y no me podía creer que la noticia llegase a tan solo 1

2 horas del comienzo del registro y poco más de 1 día del prólogo, con todos los particpantes presentes o de camino.

 

Lo primero, intento contactar con mi compañero en la Cape, que volaba esa misma tarde, a ver si le pillo en tierra para que se ahorre el viaje. El teléfono está apagado, le dejo un mensaje con la esperanza de poder hablar con él en su escala en Estambul. 

 

En esos momentos de confusión hay pensar en cómo ha cambiado el plan, ya no hay carrera, la situación en España es cada día peor, hay que tomar decisiones, quedarse en Sudáfrica hasta la fecha del vuelo de vuelta o intentar mover el viaje y volver lo antes posible.

 

Me gustaría decir que la situacion  en Sudáfrica en esos momentos respecto al virus es muy diferente de la que se vive en Europa. Similar a las primeras noticias que teníamos nosotros del virus con algún  contagio esporádico pero que a todos nos sonaba lejano y no nos preocupaba en exceso, mientras que en el aeropuerto sí había alguna medida de seguridad como mascarillas en los trabajadores, en el resto de Ciudad del Cabo se hacía vida normal, el virus era algo muy lejano para ellos todavía.

 

Esta similitud con la situación ya vivida, la situación en España, y sobre todo el miedo a enfermar en Sudáfrica o a quedar aislado durante mucho tiempo por un cierre de fronteras. En el caso de que el virus se propague rápidamente por Sudáfrica la vuelta a casa es la opción más sensata.

 

Empieza la caza del vuelo, llamada a la compañía con la que ya está contratado el vuelo de vuelta para conocer el coste del posible cambio, después de largas esperas al teléfono es muy caro, todo el mundo está intentando irse y los precios de los vuelo han subido mucho. Logro hablar con mi compañero, está en  Estambul, va a intentar darse la vuelta y recuperar su equipaje que está en tránsito.

 

Empieza el encaje de bolillos y encontramos una alternativa económica, vuelo  a las 5 am del domingo de Ciudad del Cabo a Johannesburgo, escala, vuelo a Abu Dabbi, escala, vuelo a Amsterdam, escala y por último vuelo a Madrid donde deberíamos llegar el lunes a las 19.30.

 

Un montón de horas de vuelo en las que pensar en todas esas ilusiones que habíamos puesto en la Cape, todas las horas de entrenamiento, de preparación, que al final, y por razones de fuerza mayor, este año se van a quedar en eso, ilusiones.

 

Mientras, volamos a casa con gran incertidumbre. ¿Y si en alguna de las escalas nos detienen y no nos dejan seguir hacia nuestro destino?, ¿nos pondrán en cuarentena en algún aeropuerto?, ¿cuál será la situación al aterrizar en Madrid? Esto es como una carrera por etapas, vamos a ir afrontándolas una a una.

 

La cancelación de la Cape Epic desde dentro 

 

Antes de volver a España nos dio tiempo a pasarnos por el paddock de la Cape el sábado por la mañana donde había multitud de corredores, ya que el recorrido de prólogo estaba abierto y se podía hacer. Tuvimos la oportunidad de hablar con Kate, directora de la Cape Epic, quien nos contó su versión de los hechos.

 

La dirección de la Cape llevaba semanas reuniéndose con las autoridades responsables de la sanidad pública en la región de Western Cape, donde transcurre la carrera, y habiendo presentado documentación con todos los datos, explicado y enseñado gráficamente cómo eran los campamentos, pensado en posibles planes de curentena y un sinfín de detalles. Ellos, como organización, siempre quisieron seguir adelante con el evento, como muchos de los corredores y como la mayoría de sudafricanos, dada su percepción diferente del virus. La dirección de la Cape Epic buscaba en sus reuniones que las autoridades sanitarias les dieran el visto bueno o por el contrario les cancelasen el evento con suficiente tiempo de reacción. Según palabras de la  organización, aún a pesar de que ya se estaban cancelando eventos que ocurrirían después de la Cape, «las autoridades siempre dijeron que la Cape se podría hacer, que sus llaves de seguridad e higiene eran buenos y no debería haber problema». La prohibición por parte del gobierno local  el viernes por la tarde les pilló totalmente desprevenidos, no se lo esperaban. 

 

A esto hay que añadir que parece que el gobierno sudafricano no está siendo transparente y no se están publicado todos los casos de contagio, ni se está haciendo ver la realidad sobre la situación del virus en el país a la población, pero como he resaltado, el clima social en el país con respecto al virus es muy diferente.

 

Desde la organización nos han asegurado que se empezarán a poner en contacto con los corredores para ver las diferentes opciones de cara a la cancelación e intentarán satisfacer a todo el mundo.

 

Entre los corredores hay muchas opciones tomadas, la mayoría de ellos europeos  y sobre todo los españoles, estamos volviendo a casa lo antes posible debido a la incertidumbre, mientras que hay mucha gente que va a quedarse en Sudáfrica hasta su vuelo programado de vuelta e incluso van a hacer el recorrido de la Cape, ya que la organización ha pasado los tracks y va a mantener toda la semana abierto el recorrido, ya que pasa por muchas fincas privadas y no es posible hacerlo de otra manera.

 

Esperemos que la edición de 2021 de esta gran carrera pueda realizarse sin problemas y atrás quede la mala gestión por parte del gobierno sudafricano y, por otro lado, la anteposcion del negocio al bienestar de los corredores. 

Déjanos tus Comentarios