lunes, 19 - Ago - 2019
Inicio / BRICO / CENTRADO DE LA RUEDA EN 8 PASOS

CENTRADO DE LA RUEDA EN 8 PASOS

PASO-2apertura

Los componentes que forman la rueda, llantas, radios, bujes, etc., a pesar de ser cada vez más sofisticados, siguen sufriendo el desgaste al pasarlas sobre todo tipo de obstáculos y acaban destensándose, afectando al giro. En este Brico te damos las claves de un correcto centrado de rueda mediante el tensado de los radios, en ocho prácticos pasos.

Contar con un centrador profesional en casa no es sencillo ni económico. Para centrar nuestra llanta sin necesidad de acudir a un taller profesional, podemos recurrir a un truco casero muy útil. Colocamos una brida en el tirante y cortamos el extremo sobrante para que quede a ras del perfil de la llanta. Este sobrante hará las veces de centrador, así, cada vez que rocen la llanta y la brida sabremos que debemos operar en ese tramo.

Centrador de rueda casero.

HERRAMIENTAS

· Llave de radios.

· Destornillador plano.

PASO 1

Antes de proceder al centrado, debemos cerciorarnos de que el problema proviene de la llanta y no se trata de un mal talonado del neumático. No es necesaria la precisión de un centrador, con tomar una referencia visual con un dedo y asegurarnos del descentrado de la llanta, es suficiente para ponernos manos a la obra.

PASO 2

Ahora sí necesitamos ubicar la llanta en el centrador y hacemos girar la rueda. El roce sobre los tetones nos indica qué secciones del perfil están descentradas y por tanto dónde debemos tensar. Podemos manipular los radios con una llave de radios desde su cabeza (la más recomendable) o desde el orificio de la llanta con un destornillador plano.

PASO 3

Podemos servirnos de este orificio en la llanta para saber hacia qué lado debemos girar los radios. Utilizando la perspectiva de la llanta, el giro en el sentido de las agujas del reloj es el que tensa el radio y por tanto, el sentido contrario lo destensa. Es muy importante tener claro que lo estamos girando en la dirección correcta, pues es fácil caer en el error de descentrar aún más la rueda.

PASO-3

PASO 4

También es necesario saber qué estamos consiguiendo cuando ‘jugamos’ con la tensión de los radios. Todos los radios están anclados en sus extremos a la llanta y al buje. Parten desde la llanta y se anclan a cada lado del buje de forma alterna. Si apretamos un radio situado en el lado derecho del buje, estamos desplazando la llanta hacia ese lado. Si por el contrario lo destensamos, estamos desplazándola al extremo opuesto del lado del buje en el que está situado.

PASO 5

Una vez detectado el tramo de la llanta descentrado, debemos ajustar la tensión de los radios. Es mejor comenzar por los extremos del tramo e ir cerrando progresivamente el recorrido descentrado. Se trata de abarcar lo general para ir reduciendo el espacio hasta hacerlo desaparecer.

PASO 6

Con la llave de radios, tensamos los que nos interesan para desplazar la llanta hacia el lado correcto. El movimiento con la llave ha de ser media vuelta e inmediatamente comprobar el estado de la llanta mediante un giro completo de la rueda.

PASO-6

PASO 7

La comprobación del estado de la llanta a través de un giro completo es lo que nos permitirá no focalizarnos en un punto concreto y provocar un ‘aparaguamiento’ debido a acercar demasiado la llanta al buje. La rueda se deformaría en un óvalo en lugar de una circunferencia perfecta y produciría un molesto bote durante la marcha.

PASO 8

Cuando has regulado la tensión de los radios del tramo descentrado, la rueda ya está lista para ser colocada de nuevo en la bicicleta. Si, de pronto, ésta roza con la vaina o la horquilla, significa que has tensado demasiado un solo lado, lo que ha provocado un desplazamiento del eje longitudinal de la rueda. Tendrías que tensar de nuevo el lado opuesto, comprobando siempre después de cada medio giro del radio.

Déjanos tus Comentarios