viernes, 19 - Jul - 2019
Inicio / ARTÍCULOS / COLOCA CORRECTAMENTE LA MANETA DE FRENO

COLOCA CORRECTAMENTE LA MANETA DE FRENO

Técnica con Milton Ramos

En el 90% de las ocasiones, una frenada correcta es la diferencia que nos separa de un accidente. Esto puede parecer un tema baladí, pero conocer adecuadamente el sistema de frenos que llevamos es importante. Algunas marcas frenan más de golpe y otras son más progresivas.

Lo más importante es que nos sintamos cómodos con su ubicación y su forma de accionamiento, pero si seguimos estas normas, lograremos una posición natural que nos ayude a obtener el máximo rendimiento.

– Inclinación en el manillar
Para saber cómo colocar la maneta en su posición más natural, lo más fácil es subirnos a la bici, adoptar la postura de marcha y estirar el dedo colocándolo en la palanca del freno (sin accionarlo). En este punto el dedo tiene que llevar una línea recta con el resto del brazo, ya que si está hacia arriba o hacia abajo, cuando pasemos un rato frenando, forzaremos la muñeca y acabaremos con la zona sobrecargada y perdiendo rendimiento, incluso se nos puede llegar a dormir la mano.

– Colocación lateral
Este tema está más abierto a debate, pues depende de con cuántos dedos nos guste frenar. Lo más normal es que frenemos con uno o dos dedos máximo, dejando el resto libres para poder sujetar el manillar con más fuerza y fiabilidad.
Cuando queramos colocar nuestro manillar y los componentes debemos seguir los siguientes pasos:

(1)    Soltar todas las manetas (cambios, frenos, bloqueos de suspensiones, etc). Lo primero es colocar los puños y acoples para saber dónde colocaremos las manos durante la marcha.

(2)    Una vez apoyada la mano en la posición de conducción, estiramos el dedo índice, o el índice y el corazón si no terminamos de sentirnos seguros con un solo dedo, pero nunca más, para ver dónde alcanza el extremo de la palanca de freno. Todas las manetas tienen un diseño en el que el extremo está doblado hacia fuera para evitar que los dedos se nos salgan de ellas. Al frenar desde el extremo, se aprovecha mejor la palanca y, por tanto, ejercemos más fuerza con el mismo recorrido. Con una maneta correctamente colocada, podemos ejercer con el dedo índice más fuerza en el sistema que con los cuatro dedos y una maneta mal posicionada.
(3)    Si nuestro sistema de frenos y cambios son independientes, una vez colocada la maneta de freno y con la mano en posición de conducción, vemos hasta dónde alcanza nuestro pulgar para colocar el disparador de los cambios.

interior-1

interior-2

Déjanos tus Comentarios