lunes, 16 - Sep - 2019
Inicio / ARTÍCULOS / CONSEJOS BÁSICOS PARA COMPRAR UNA BICI DE SEGUNDA MANO

CONSEJOS BÁSICOS PARA COMPRAR UNA BICI DE SEGUNDA MANO

consejos segunda mano

El mercado de segunda mano ofrece productos baratos o caros, y en buen o mal estado. Para encontrar la combinación perfecta, queremos ayudarte con una serie de pasos previos antes de que realices el paso final, la compra.

Puedes leer este artículo en el número 13 de Bikes World

Actualmente en el mercado de segunda mano destacan dos formas de buscar productos ya usados: físicamente en tiendas, o directamente por particulares, cuyos anuncios suelen encontrarse en Internet. La red es una fuente prácticamente inagotable de ofertas, y son muchas las plataformas de anuncios de particulares que venden su bicicleta. Uno de los problemas de la compra-venta ante particulares es que no existe posibilidad de reclamación, y por tanto desaparece toda garantía. Tampoco sabemos si su precio corresponde a algún criterio objetivo, por lo que la única forma de reconocer la relación calidad/precio es nuestro propio conocimiento. Es por esto que por lo general, las tiendas invitan a confiar más en ellas, ofreciendo garantías, servicios post-venta y posibilidad de reclamación. No obstante, la compra correcta siempre dependerá de ti, y elijas el tipo de vendedor que elijas, queremos aconsejarte para que en ningún caso una compra de segunda mano se convierta en dinero perdido.

CONSEJOS BÁSICOS

Vendedor de confianza. En la red puedes encontrar chollos verdaderamente honestos, pero te aconsejamos acudir a tiendas especializadas de las que tengas alguna referencia por parte de amigos o conocidos. Aunque esto no te asegura encontrar la bicicleta que buscas, sí que te ofrecerá ciertas garantías y un estado del material más revisado, incluso encontrarás consejos sobre qué piezas deberías cambiar o qué desgaste han sufrido.

Ten paciencia. A pesar de que finalmente compres la primera bicicleta que viste, es recomendable acudir a diferentes vendedores para sondear el mercado de segunda mano, comparar precios, o encontrar nuevas ofertas. Tanto las prisas del comprador por hacerse con una bici como del vendedor por quitársela de encima, pueden convertirse en futuros arrepentimientos. Ten cuidado.

Infórmate de la bicicleta. Cuando hayas encontrado una o varias bicis que están dentro de tus preferencias y de tu presupuesto, intenta informarte de su precio original, de cuándo salió al mercado, o de los componentes que monta. Así sabrás si la oferta es buena, aceptable, o mala, y evitarás posibles engaños.

Segunda opinión. Cuando vayas a visitar una tienda de segunda mano o a un vendedor particular, intenta ir acompañado de otro biker, o de alguien más experto que tú. Una segunda opinión siempre ayuda a reforzar una decisión, y más si es de alguien con conocimiento en el sector. Además, cuatro ojos ven más que dos.

Pide una prueba. Es evidente que para comprar algo, hay que cerciorarse de que funciona. En estos casos, pedir una prueba es lo mínimo que has de hacer para asegurarte de que la bicicleta no hace ruidos extraños, de que la suspensión o los frenos tienen un buen mantenimiento, y de que todo está en orden. Una de las ventajas del primer punto, es que ésta es una de esas garantías si el vendedor te conoce, porque muchos comerciantes son reacios a estas pruebas por miedo a que te marches con ella y no regreses.

EXAMINA LA BICI

Puedas o no probar la bici, uno de los requisitos fundamentales es hacer un exhaustivo análisis. Normalmente las tiendas suelen vender las bicicletas bien regladas y sin problemas mecánicos, pero no siempre es así.

Cuadro. Comprueba la existencia de abolladuras o golpes tocando por cualquier lugar sospechoso como por zonas con alguna pegatina. Observa con detenimiento las soldaduras, pues al ser zonas menos limpias se puede esconder alguna fisura inapreciable a simple vista. Comprueba también que la horquilla no está torcida ni golpeada, y que la dirección gira sin ruidos ni fricciones extrañas del manillar o potencia.

Ruedas: En cuanto a las llantas, asegúrate de que están totalmente redondas y rectas, y no presentan fuertes golpes. Para ello, gira la rueda y observa que no ‘baile’, tanto desde un punto de vista frontal como lateral, ni que haga ruidos extraños, comprobando así el buen funcionamiento de los bujes.

Transmisión: Una de las zonas más importantes y delicadas, has de comprobarla a fondo. En primer lugar, empieza por observar que los dientes de los platos y los piñones no están afilados, golpeados o torcidos, y que la cadena no tiene holgura. Por otro lado, cambia desde el manillar a la vez que pedaleas para ver si la cadena sube y baja bien, si no lo hace, puede que el desviador esté mal ajustado. En cuanto al pedalier, mueve las bielas hacia delante y detrás para averiguar ruidos, holguras o movimientos extraños, en busca también de un mal engrasado del eje del pedalier.

Frenos: Las pastillas de freno han de tener el grosor adecuado. Con el freno activado, y la bici parada, haz fuerza hacia delante. La bici no debería desplazarse, y si lo hace, no de forma excesiva. En cuanto a las manetas, comprueba que no tengan demasiada holgura verticalmente, y que al accionarlas, nunca toquen el manillar.

Déjanos tus Comentarios