martes, 25 - Jun - 2019
Inicio / TÉCNICA / EL DECÁLOGO ESENCIAL PARA BAJAR MÁS RÁPIDO

EL DECÁLOGO ESENCIAL PARA BAJAR MÁS RÁPIDO

Saber modular la frenada con el freno trasero y retrasar y bajar el centro de gravedad con tu cuerpo es clave para descender rápido y seguro.

Enfrentarte a un descenso puede ser una de las experiencias más satisfactorias encima de una MTB o una pequeña tortura evitando continuas caídas. Aunque el único secreto para dominar las bajadas es la continua práctica y repetición, hemos seleccionado 10 reglas fundamentales a tener en cuenta si quieres mejorar la velocidad y la seguridad de tus descensos. Apréndetelas y transforma tus miedos en pura diversión.

Por Milton Ramos || Fotos: Diaporama Eventos

1. AMORTIGUA CON EL CUERPO

Las Mountain Bike gozan de suspensión, ya sea sobre ambos ejes o únicamente en la horquilla, sin embargo, independientemente del recorrido de tu bicicleta, es fundamental que el cuerpo absorba las irregularidades que dibuja el terreno. Flexiona codos y rodillas e interioriza el camino. Esto te permitirá flotar cuando hay piedras, rodar con confianza en terreno suelto  o rectificar la trazada con velocidad superando obstáculos de mayor tamaño.

2. REPARTE EL PESO

Controlar el centro de gravedad es el mejor aliado para ganar confianza en un descenso técnico. Flexionando las articulaciones y acercando el pecho al manillar conseguimos desplazar el peso corporal al suelo, mejorando la estabilidad. Cuando la pendiente se inclina este desplazamiento debe dirigirse hacia la rueda trasera, tanto cuanto sea necesario. Practica esta técnica hasta que el movimiento sea natural y la tensión no provoque que tu cuerpo vaya muy rígido.

3. EXTREMIDADES PARA EL EQUILIBRIO

El peso de tu cuerpo no se reduce únicamente a un movimiento adelante/atrás. Utiliza la apertura de las rodillas para mejorar el equilibrio sin comprometer el agarre. Recuerda que es preferible tumbar la bicicleta en una curva mientras tu cuerpo conversa la vertical. La cabeza también puede hacer contrapeso y guiar la trazada que tomará la bicicleta.

4. ANTICIPA LA TRAZADA

El cuerpo se dirige hacia donde apunta la mirada. La calidad de tu descenso y la capacidad de superar obstáculos están íntimamente relacionadas con la distancia que eres capaz de anticipar y procesar antes de afrontarla con tu bici. No dirijas la mirada a la rueda delantera, comienza por adelantarla a tres metros e intenta mejorar tu distancia de anticipación.

El éxito de tu bajada depende de la distancia que eres capar de visualizar y procesar previamente.

5. ADAPTA TU BICI

Cuando compras una bicicleta, adquieres un cuadro con una geometría determinada e inamovible. Sin embargo, puedes adaptar algunos componentes para mejorar tu rendimiento en las bajadas. Una potencia corta o un manillar ancho son propuestas que ayudan a manejar el tren delantero y facilitar la postura de descenso. La última moda es la instalación de una tija telescópica. En mi opinión, a muy corto plazo se van a imponer en todas las modalidades, incluyendo XC y Maratón, aunque sea con recorridos de 3 o 4 cm. Yo gané el Iron Bike con tija telescópica y una vez que la pruebas no querrás regresar a la tija convencional. Su beneficio es muy superior al ligero incremento de peso.

6. ELIGE DESARROLLOS CORTOS

Bajar no es sinónimo de no dar pedales. Elegir el desarrollo adecuado es fundamental para ganar unos segundos de velocidad extra. Aunque conocer el terreno es una gran ventaja, de nuevo la anticipación será clave para escoger la relación de marchas óptima. En la salida de las curvas o a la hora de superar un obstáculo de gran dificultad técnica, un golpe de pedal extra con un desarrollo corto marca las diferencias. Recuerda que ese plus te da mayor velocidad, la clave para mantener el equilibrio.

7. SALTAR LO JUSTO

Pocas veces la técnica del salto es un recurso útil en lugar de una frivolidad. Los mejores ‘descenders’ del mundo apenas saltan y es que, aunque parezca lo contrario, despegar las ruedas del suelo pierde tiempo. Además, es una técncia que implica un gran dominio del equilibrio. Si decides saltar para evitar un obstáculo recuerda la norma de la amortiguación corporal en la recepción y lleva siempre bien reguladas las suspensiones y el rebote para acometer estos impactos.

8. JUEGA CON EL FRENO

El biker novato desciende con el freno como si fuera un ancla para la bicicleta. Frenar debe ser un ‘juego’ donde la bicicleta fluya y se adapte a la velocidad adecuada. En las curvas y bajadas, suelta el freno delantero a mitad de trayecto, cuando consigas visualizar toda la trazada. Así, el freno trasero me sirve para regular, rectificar o incluso bloquear la rueda para cruzar la bici y salir recto con más potencia.

9. BENEFÍCIATE DEL TERRENO

Las irregularidades del terreno no son una traba en el camino sino una oportunidad para ir más rápido y disfrutar de la adrenalina que segregas. Apóyate en los peraltes de las curvas cerradas para salir con explosividad, utiliza los cambios de rasante para que el cuerpo aproveche la inercia de la bajada, suelta el freno una vez superes con la rueda delantera el obstáculo y sal despedido… Son múltiples las opciones para disfrutar de un terreno irregular.

10. SAL DE LA ZONA DE CONFORT

Mejorar las bajadas es una cuestión de práctica y repetición. No sirve de nada dominar un segmento concreto y cometer multitud de errores en el resto de descensos. Con una técnica adecuada, comprobarás que cada vez eres capaz de ganar más confianza en bajadas más complicadas. Recuerda que eres tú quien debe dominar la bicicleta y no al revés. Disfruta de los descensos moviéndote con ‘flow’.

Déjanos tus Comentarios