domingo, 24 - Mar - 2019
Inicio / TÉCNICA / DOMINA LA SUBIDA Y BAJADA DE ESCALERAS

DOMINA LA SUBIDA Y BAJADA DE ESCALERAS

apertura_escaleras

Ya sea en montaña, con las generadas de forma natural, o en ciudad, con las creadas por la mano del hombre, las escaleras son otros de los obstáculos a los que seguro te has tenido que enfrentar alguna vez con tu Mountain Bike, con mayor o menor soltura. Aquí te mostramos algunos trucos y consejos técnicos para poder superarlas con éxito, evitando percances.

Por Milton Ramos || Fotos: Diaporama Eventos

Puedes leer el artículo completo en el número 21 de Bikes World

Cuando nos enfrentamos a una escalera, ya sea en ascenso o descenso, hay que tener presentes cuatro conceptos clave: posición, presión del neumático, trayectoria y frenada. De su buen uso depende que salgamos de la escalera de manera rápida y segura.

POSICIÓN EN BAJADA

El primero de los cuatro puntos es esencial, sobre todo si incidimos en el aspecto de la seguridad. Como norma general, el cuerpo siempre se debe flexionar y echarse hacia atrás justo antes de comenzar la bajada, al igual que piernas y brazos, debiéndose evitar cualquier posición rígida o inclinada hacia adelante. La postura debe mantenerse durante el paso por los escalones, algo que facilitará una trayectoria recta, la única recomendada en descenso.

El tipo de escalón y la pendiente influirán en la adopción de una u otra posición. A mayor pendiente, el grado de flexión de rodillas, brazos y tronco deberá ser más pronunciado, un aspecto que ayudará también a la hora de frenar. Por otra parte, con la mirada siempre al frente, la visualización previa del obstáculo en este caso es especialmente significativa, teniendo siempre como punto principal de referencia el final de la escalera para evitar que la salida, donde más se acelera la bici, sea lo más controlada posible. El pedalear justo antes y durante la bajada está completamente desaconsejado y puede resultar peligroso.

escaleras2

Mantén el cuerpo echado para atrás con el fin de generar mayor estabilidad y control.

TRAYECTORIA

Es también importante seguir una línea recta durante el descenso de la escalera. Bajar en diagonal puede ser contraproducente y hasta peligroso, primero por una cuestión de agarre del neumático y segundo por el momento de la salida, donde es necesario un aporte extra de estabilidad.

Seguir una correcta trayectoria es esencial también en escaleras naturales, donde también hay que tener en cuenta la presencia de agua y el estado del firme. La vista y el estudio previos del descenso cobran especial relevancia en este punto, además de la frenada. En esta tesitura, si lo ves muy complicado y no tienes la confianza o el entrenamiento adecuados, lo mejor es echar pie a tierra y bajar andando.

PRESIÓN DEL NEUMÁTICO

Un consejo fundamental a la hora de bajar o subir escalones es adecuar la presión de las cubiertas a unas características determinadas, para evitar que la bici se descontrole. Lo prudente es quedarse con menos de la utilizada habitualmente, algo que aumentará el agarre y mejorará tanto la frenada como la suspensión. En subida, también se recomienda bajar la presión del balón, para evitar resbalarse.

Recurso3

Tanto en subida como en bajada, reducir la presión del neumático concederá mayor superficie de agarre.

DOS TIPOS DE SUBIDA

Con respecto a la ascensión, hay dos formas recomendadas de subir una escalera. La más clásica, segura y cómoda, consistente en afrontarla como si de una subida normal se tratase, pedaleando, y al estilo ‘biketrial’, más técnica y basada en dar saltos conforme se superan los escalones. En los dos casos, hay que prestar especial atención a la entrada del obstáculo, frenando suavemente para garantizar un mínimo de inercia en los primeros compases. Por último, y como en todos los consejos de conducción, la confianza y la pérdida del miedo son capitales para dominar correctamente el obstáculo.

Déjanos tus Comentarios