viernes, 19 - Jul - 2019
Inicio / TÉCNICA / ESCALAR EN TERRENO PEDREGOSO

ESCALAR EN TERRENO PEDREGOSO

aperturatecnica

Afrontar una subida con fuerte desnivel puede convertirse en un auténtico reto. Si además le añadimos firme suelto, seco y con raíces, la empresa se complica en gran medida. Ante una situación tan habitual para meses venideros, la técnica del biker es de radical importancia para compensar la falta de tracción y lograr coronar la cima.

Por Milton Ramos / Fotos: Diaporama Eventos

Puedes leer el artículo completo en el número 12 de Bikes World

La destreza del biker en una subida con fuerte pendiente y firme irregular es prioritaria. Aunque se trate de una escalada y la velocidad no es lanzada, es muy fácil perder el control sobre la bicicleta y por tanto el equilibrio. Las subidas de este tipo, habitualmente, son los sectores de la ruta donde nuestras piernas sufren más, las pulsaciones se disparan y el factor psicológico entra en juego.

DESPLAZAMIENTO

El correcto reparto de pesos del ciclista sobre la bici es fundamental. Un firme suelto y pedregoso nos plantea una situación de falta de tracción, más aún si nos hemos decantado por montar neumáticos específicos para seco.

El cambio brusco de inclinación implica un desplazamiento del centro de gravedad, lo que supone un inconveniente muy conocido por el biker: el deslizamiento de las ruedas. Es de capital importancia hacer un rápido análisis del firme que se presenta para situar el punto de compensación en una u otra rueda y así evitar resbalarse.

RECURSO-(3)

Para facilitar este proceso, lo mejor es desplazar la cadera hacia la punta del sillín y situar el tronco sobre el manillar y la potencia. Este gesto nos permitirá establecer una posición de referencia con la que poder adecuar el reparto de pesos a lo que el terreno nos exija. Si la pendiente se inclina, podemos levantar el trasero rápidamente y reaccionar a tiempo. Si necesitamos más tracción sobre la rueda trasera, tan solo tenemos que retrasar la cadera sobre la cola del sillín y regular el tronco a una postura más cómoda.

ANTICIPACIÓN

Encarar una pendiente prolongada sin un gran desnivel acumulado es muy diferente a tener que hacerlo ante una subida corta y empinada. En el primer caso, lo mejor es rodar con un ritmo de pedaleo vivo, con una cadencia alta. La anticipación en este punto no será tan vital, aunque siempre es aconsejable trazar un plan previo que nos facilite alcanzar la cima.

Respecto a la postura, los cambios de desnivel no serán tan fuertes. Por tanto el reparto del peso es más equilibrado. Por otro lado, el cuerpo nos pedirá cambios de postura cada poco tiempo para descansar. En este caso, bajar dos piñones compensará la cadencia que llevábamos previamente.

Una subida corta y con un fuerte cambio de desnivel sí requiere mayor antelación para adaptarnos al cambio brusco que se nos viene encima. Adecuar la postura y la cadencia a tiempo hará que podamos solventar la ascensión sin poner pie a tierra.

Aunque parece que están en desuso, ayudarte de cuernos o acoples mejora la respiración, ya que abren la caja torácica y ayudan a manejar el control sobre el manillar cuando la ascensión en más técnica.

Déjanos tus Comentarios