jueves, 23 - May - 2019
Inicio / ARTÍCULOS / EL HOYO DE PINARES, MTB ENTRE GUADARRAMA Y GREDOS

EL HOYO DE PINARES, MTB ENTRE GUADARRAMA Y GREDOS

El recorrido atraviesa el embalse de Becedas II, un lugar idóneo para descansar y hacer fotos.

El recorrido atraviesa el embalse de Becedas II, un lugar idóneo para descansar y hacer fotos.

En las estribaciones de las sierra de Guadarrama y Gredos se encuentra la población abulense de El Hoyo de Pinares, enclavada en un entorno de gran belleza y valor paisajístico y rodeada de cientos de hectáreas de pino piñonero y muchos cerros graníticos. Un paraje idílico y desconocido que cuenta con una enorme red de senderos, caminos y trialeras para llevarnos al límite de nuestras posibilidades.

Texto y fotos: TrackMTB

En un enclave único y a muy pocos kilómetros de la Comunidad de Madrid, Hoyo de Pinares resulta un paraje ideal para la práctica del Mountain Bike en todas sus disciplinas. Encontraremos infinitos kilómetros de pistas forestales con largas subidas y bajadas y zonas de llaneo. Pero también muchos senderos con todo tipo de dificultad, desde los más limpios y rápidos’, a los más técnicos con roca y losa de granito que nos aportarán grandes dosis de diversión.

La ruta que hemos trazadopresenta un recorrido de 32 kilómetros y 964 metros de desnivel acumulado, con todo tipo de trazados. El 50% del firme transcurre por camino y pista forestal y el otro 50% por senderos de dificultad media y alta, siempre disfrutando de paisajes de gran belleza ante la Sierra de Gredos y Guadarrama.

ASCENSIÓN

Entramos a El Hoyo por la AV-561. Ya sobre nuestras bicicletas, volvemos por la misma AV-561 en dirección Valdemaqueda durante 1,5 Km. Tomamos un camino a la izquierda de la calzada con una corta subida por sendero, que en unos 200 metros se convierte en pista forestal de subida.

A unos cientos de metros tendremos que abrir una puerta de hierro desde la que parte un sendero que dará paso a una trialera con algunas raíces durante medio kilómetro, hasta llegar de nuevo a una pista forestal que linda con el Arroyo de Valdegarcía. Aquí comienza una ascensión llevadera y sin una gran pendiente, por el fondo de un pequeño valle, con otro arroyo que discurre a nuestra derecha, el Valdecobos.

La ruta tiene una fisonomía All Mountain, con diferentes tipos de terreno.

La ruta tiene una fisonomía All Mountain, con diferentes tipos de terreno.

Subimos durante 2,6 Km hasta divisar dos imponentes Cerros a nuestra derecha, el primero se llama El Yuste (1.091metros) con sus paredes de granito casi verticales y el segundo, Las Canchas, de 1.118 m. Llegamos a una nueva subida por pista de 4 kilómetros por un bonito y tranquilo valle entre pinares y pradera, con abundancia de ganado vacuno. La zona es conocida como Las Dehesillas y Albarderos. Después de completar este recorrido, que presenta en el último tercio una sucesión de curvas, alcanzamos el cerro Cabeza Mesada, el punto más alto de la ruta, a 1.229 metros.

ADRENALINA

La cumbre y su entorno es una zona con viejas canteras de granito donde no hay un camino definido. El descenso nos obliga a extremar la precaución y conservar el ritmo pausado comenzando por el terreno más despejado debido a los surcos de algunos vehículos en dirección oeste.

Pronto encontramos un sendero, junto a una valla de piedras, que nos ofrece el primer gran descenso técnico de la ruta. 900 metros  muy rápidos, con varias zetas conectadas sobre piedra suelta, que nos obligan a abrir por completo el recorrido de las suspensiones.

El entorno de El Hoyo de Pinares es tranquilo y está prácticamente deshabitado.

El entorno de El Hoyo de Pinares es tranquilo y está prácticamente deshabitado.

La zona se llama Fuente Toribio y rápidamente desemboca en una pista forestal que debemos recorrer hasta cruzar la carretera AV-502 que va desde Cebreros a Navalperal de Pinares. Entramos en la cola del Embalse de Becedas II, y comienza uno de los tramos más bonitos de la ruta. Está señalizado con balizas de madera como Ruta del Agua y debemos cruzar por un estrecho paso en la valla de madera y alambre, para seguir el sendero paralelo a la orilla del Embalse. Es un momento ideal para descansar, comer algo y tomar unas fotos.

DESCENSO

Con las pilas cargadas de nuevo, retomamos la senda hasta llegar a la presa, punto en el que el camino desciende, paralelo al río Becedas, dando como resultado un divertido y estrecho ‘singletrack’ con algún tramo técnico. El puente es el mejor tramo para cruzar la presa y además nos lleva a un área recreativa, El Fresno, perfecta para hacer un paréntesis y reponer fuerzas antes de los retos que nos esperan.

Desde la presa nace un camino que pasa por una gran losa de granito de unos 200 metros. Son dos emocionantes kilómetros con una corta bajada en el último segmento plagada de amplias curvas que nos dejan en el Arroyo de la Mujer. Después de cruzarlo, ante nosotros se presenta un sendero de 600 metros muy pronunciado y técnico, con algunos tramos de terreno roto hasta que conseguimos, tras un esfuerzo muy explosivo, dar con el Camino de la Dehesa de Villalba. Aunque lo más fácil es optar por la pista forestal, nosotros escogemos continuar por el sendero mucho más estrecho que discurre entre pinares hasta llegar a la AV-502 desde Cebreros.

Salimos del asfalto para comenzar una dura pendiente de hormigón de la que surge un sendero estrecho. Aunque al principio el terreno es un continuo sube-baja, el final nos depara el descenso más técnico y vertical de la ruta. Son dos kilómetros, incluyendo los últimos 900 metros de extrema dificultad técnica, debido a la gran zanja formada por el paso de motocicletas y la erosión del agua. Es muy divertida, aunque nos obliga a extremar la precaución e incluso bajarnos de la montura en algún tramo no ciclable. Con los niveles de adrenalina disparados, el camino nos detiene en el puente medieval de San Marcos, sobre el río Becedas.

PAISAJE

Cruzamos el puente y, durante 300 metros, recorremos el Camino de Rasueros, que dejamos para tomar un sendero de subida. Es la última ascensión de la ruta, con 1,4km de longitud pero con tres tramos de rampas bastante duras que nos hacen gastar las últimas fuerzas.

La Ruta del Agua, a lo largo del embalse de Becedas II, está señalizada con estas balizas de madera.

La Ruta del Agua, a lo largo del embalse de Becedas II, está señalizada con estas balizas de madera.

La recompensa al esfuerzo la encontramos en el extraordinario collado que contemplamos de Hoyo de Pinares, flanqueado por el Cerro de las Maesas a 1.026 metros de altitud.

Recorremos la ladera del cerro por un precioso sendero de dificultad técnica moderada aunque la pendiente y, sobre todo, el precipicio que queda a nuestra derecha, nos obliga a extremar la precaución. Un último repecho de 100 metros y, ante nosotros, la bajada final de la ruta debidamente señalizada con balizas.

Se trata de un descenso de un kilómetro, con pasos rocosos, pero muy rápido y eléctrico que nos deja, directamente, en las calles de El Hoyo de Pinares, desde donde partimos hace cuatro horas.

RUTA || EL HOYO DE PINARES

Provincia Ávila
Distancia 32 km
Duración aprox. 3:30-4:30 horas
Dificultad técnica Media-alta
Dificultad física Media-alta
Tipo de vía Sendero, pista forestal, asfalto
Altitud máxima 1.224 m
Altitud mínima 745 m
Desnivel 964 m
Estación ideal Todo el año
Ruta Circular
Fuentes No
Déjanos tus Comentarios