jueves, 18 - Jul - 2019
Inicio / BRICO / LIMPIA Y ENGRASA LA TRANSMISIÓN EN 8 PASOS

LIMPIA Y ENGRASA LA TRANSMISIÓN EN 8 PASOS

Al engrasar, hazlo lejos de discos y pinzas de freno.

Al engrasar, hazlo lejos de discos y pinzas de freno.

Es una de las operaciones de mantenimiento más esenciales dentro del cuidado de la bicicleta, pero muchas veces se deja de lado, lo que favorece un peor funcionamiento del pedaleo y el desgaste prematuro de todo el grupo. Te mostramos cómo mantener la transmisión limpia y perfectamente engrasada en ocho sencillos pasos.

Lubricar la cadena es un ritual aparentemente sencillo, pero es importante seguir una serie de recomendaciones para lograr que la operación resulte efectiva y lo más duradera posible. Actualmente, existen máquinas limpiacadenas que facilitan enormemente esta labor, pero si no cuentas con ella o deseas un mantenimiento más minucioso, el lavado y desengrasado previo, así como el lubricado de desviadores o cables, son pasos que garantizarán una larga vida de la transmisión.

Tenerla perfectamente engrasada eliminará los tan molestos ruidos al pedalear, su funcionamiento será más preciso y retrasará el desgaste de cadena, platos y desviadores. Recordemos que la sustitución de cadenas, cassettes o platos no es precisamente barata, por lo que este Brico es de obligada aplicación tras cada una de tus salidas en bici.

10 MINUTOS // NIVEL FÁCIL

HERRAMIENTAS NECESARIAS

  • Agua y jabón
  • Cepillo
  • Cepillo de dientes
  • Líquido desengrasante
  • Lubricante para cadena
  • Grasa de teflón
  • Trapo de algodón y papel

PASO 1

Preparamos un cubo de agua con jabón y un cepillo de mano (los hay específicos para la limpieza de la transmisión), con el que frotaremos todas las partes: cadena, cassette, pedalier y desviadores. No importa si se queda jabón entre los piñones o los eslabones de la cadena. Hay que dejar unos segundos para que el producto actúe.

Limpia el cassette con agua y jabón neutro.

PASO 2

Aclaramos todo el conjunto con agua. Podemos ayudarnos de una manguera sin presión, para no introducir líquido en los elementos más sensibles. Después, secamos con un trapo de algodón todas las partes, para no dejar residuos.

PASO 3

Es el momento de aplicar el líquido desengrasante, convenientemente en spray. Desde un punto en concreto (recomendable hacerlo desde la rulina del cambio o el cassette) accionamos al spray mientras que al mismo tiempo hacemos girar la cadena hacia atrás, evitando salpicar a los discos y pinzas de freno. Repetimos la operación en platos, desviadores y eje de pedalier, esperamos un par de minutos y secamos con un papel o trapo.

Aplicación de líquido desengrasante.

PASO 4

Al retirar el líquido desengrasante y la respectiva grasa pueden quedar restos de suciedad en los rincones de las piezas más pequeñas. Con la ayuda de un cepillo de dientes o uno de cerdas, limpiamos roldanas, el espacio entre piñones y entre los muelles del desviador.

Limpia con un cepillos de dientes las roldanas y piezas pequeñas.

PASO 5

Finaliza la operación de limpieza. La cadena debe encontrarse completamente libre de grasa para iniciar su lubricado. Lo haremos siempre con aceite específico, para evitar dañarla o sobrecargarla de grasa. Metemos plato grande, piñón pequeño o intermedio y comenzamos a verter el líquido de forma controlada, sin pasarse, girando la cadena hacia atrás al mismo tiempo.

Lubricar transmisión.

PASO 6

En el caso de que se vierta más aceite del deseado o gotee, eliminaremos el sobrante con la ayuda de un papel. Después repartiremos el lubricante por todo el grupo, girando la transmisión hacia delante y cambiando a todos los platos y piñones.

PASO 7

Engrasamos también los elementos periféricos, tales como desviadores, eje de pedalier, pedales y los cables del cambio. Es recomendable utilizar en este punto grasa de teflón, que penetra más fácilmente en los huecos más pequeños y es un gran repelente de la suciedad y el polvo. Para los cables, es más práctico y fácil utilizar un spray con tubo, con el fin de asegurar que todo el líquido se queda impregnado.

Engrase del desviador.

PASO 8

La transmisión, de este modo, quedará lista para un nuevo uso y protegida de todo tipo de elementos externos. Antes salir de nuevo a la montaña, conviene girar de nuevo la cadena o pedalear un poco para verificar que no hace ruidos o suelte lubricante.

Déjanos tus Comentarios