miércoles, 13 - Nov - 2019
Inicio / ARTÍCULOS / MONOPLATO, ¿CON UNO BASTA?

MONOPLATO, ¿CON UNO BASTA?

Ventajas e inconvenientes del uso del plato único.

Ya no son una excepción. Las transmisiones monoplato se montan en prácticamente todas las MTB de competición y cada vez más en las de los aficionados. 2016 está siendo, claramente, su año. Si te dejas arrastrar por esta ola y quieres pedalear con un único plato, es conveniente conocer qué puntos fuertes y débiles posee y si se va a adaptar a tu nivel o a la propia bicicleta.

Por José M. Escotto

Lejos queda el escepticismo que se generó cuando hace tres años SRAM lanzó al mercado su nuevo grupo XX1 (1×11). Desde 2013 y hasta hoy muchas de las marcas han seguido el camino que abrieron los norteamericanos en el Mountain Bike, creando multitud de grupos similares y kits de conversión que han acabado llenando los catálogos de todas las firmas de componentes.

¿MERECE LA PENA UNA TRANSMISIÓN MONOPLATO?

Es de las preguntas más repetidas entre los bikers en la actualidad. Muchas marcas de bicicletas ofertan, generalmente, esta transmisión de serie en sus modelos de alta gama, algo que no debe confundirnos con la idea de que sea la mejor solución para los amateurs. Todo depende del uso que estemos acostumbrados a dar a la bici y también de la técnica y el estado de forma que se posea.

La transmisión de plato único apareció y se popularizó de la mano de SRAM en la temporada 2013.

La transmisión de plato único apareció y se popularizó de la mano de SRAM en la temporada 2013.

En esta tesitura, lo mejor es enumerar y aclarar las ventajas e inconvenientes punto por punto, para facilitar la mejor decisión en cada caso:

A FAVOR

  1. Simplicidad mecánica: prescindir del desviador y su mando supone menos mantenimiento y menos posibilidad de rotura. Por otro lado, el hecho de que la cadena discurra más lineal y no se cruce tanto como en una transmisión con dos o tres platos hará que los componentes sufran menos desgaste.
  2. Menor peso: es un argumento que en la categoría de XC tiene bastante sentido, ya que cualquier gramo menos es bienvenido. El ahorro oscila entre los 300 y los 500 gramos, eliminando desviador, cables y pulsador.
  3. Rapidez de actuación: con el monoplato sólo se necesita estar atento al cambio trasero, una cualidad que favorece una mejor concentración, más interés en la conducción y la posibilidad de arañar segundos al cronómetro.
  4. Libertad de diseño: en las monturas de serie configuradas para albergar un único plato, las posibilidades de adaptar el tubo del sillín se multiplican, ya que no se está sujeto a la instalación de un desviador delantero.
  5. Estética: no sólo la imagen de toda la bici está más limpia, también conlleva una ventaja práctica: menos cables y menor mantenimiento.

EN CONTRA

  1. Desarrollos limitados: es la desventaja más significativa de la instalación del plato único. Sólo se podrá desarrollar el rango de relaciones corto o largo. Aquí entra el nivel de técnica de conducción que posea cada biker y es necesario siempre un periodo de varias semanas para adaptarse al nuevo mecanismo.
  2. Salidas de cadena: la solución a este problema pasa por diseños especiales de dientes asimétricos, que retienen la cadena con más fuerza que los dentados convencionales
  3. Precio: la tendencia actual es el abaratamiento de costes. Después de tres temporadas de desarrollo, el monoplato se está extendiendo a segmentos más accesibles para la mayor parte de los usuarios. Aun así, sigue siendo un objeto de deseo para muchos, que en ocasiones deberán sacrificar la calidad de otros componentes (frenos, ruedas, horquilla, etc.).
Déjanos tus Comentarios